Cómo responder ante una pareja celosa

11/10/2019 20:13:36

Los seres humanos tenemos una gran variedad de emociones. A veces nos sentimos alegres, otras, tristes.

Podemos levantarnos animados y acostarnos preocupados. Podemos ponernos furiosos con un compañero de clase o con un hermano y también sentir mucho cariño hacia nuestros amigos, nuestros abuelos o incluso hacia el mismo hermano en otro momento del día. Existen un sinfín de sentimientos y emociones, y todos ellos forman parte de la vida de las personas, incluidos los celos.

Los celos son una respuesta emocional que surge cuando una persona siente que algo que considera que le pertenece o al que teme perder está amenazado. Es normal tener miedo a perder a las personas a las que queremos mucho o a las que necesitamos. Por ejemplo, los niños suelen tener celos de sus hermanos pequeños porque temen perder el cariño de la madre. También es normal tener miedo a perder a tu pareja, aunque no es normal ni aceptable manipular o coartar la libertad de la otra persona para sentirnos seguros.

Los celos nunca pueden limitar nuestra libertad.

En este sentido, es importante que entiendas que, aunque los celos son una emoción relativamente normal, hay muchas formas de sentirlos y de expresarlos. Por ejemplo, no es lo mismo que tus padres se pongan celosos porque prefieres irte a pasar un fin de semana con tus amigos en lugar de estar con ellos y te digan que les da un poco de pena a que una persona le diga a su pareja que, como no cancele sus planes, la dejará. Como ves, en ambos casos hay un sentimiento parecido, pero la manera de expresar ese sentimiento es distinta.

Sentir celos puede ser relativamente normal, pero intentar controlar al otro para no sentir celos no es ni normal ni aceptable.

La clave para saber cómo debes actuar frente a los celos reside en cómo te hace sentir el comentario de la otra persona. Si lo que te dice hace que te sientas incómodo, amenazado o exigido, seguramente la persona está utilizando los celos para controlarte. Pero nunca debes sentirte entre la espada y la pared y no debes aceptar chantajes emocionales de la otra persona ni permitir que coarte tu libertad. El amor nunca puede limitar nuestra libertad ni convertirse en una jaula.

Si tu pareja expresa inseguridad o celos de una forma adecuada (por ejemplo, si te explica que se siente un poco celoso o que le da miedo perderte), sí que puedes:

  • Expresarle tus sentimientos hacia tu pareja.
  •  Explicarle que no tiene por qué dudar de ti.
  • Agarrarle de la mano para transmitirle tu confianza.
  • Recordar o planificar cuándo vais a volver a veros.


Sin embargo, si sientes que la otra persona te amenaza o intenta limitar tu libertad, simplemente no debes dejar que lo haga:

  • No permitas que sepa las claves de tu móvil.
  • No le dejes tu teléfono para leer o revisar tus mensajes.
  • No canceles planes para que tu pareja se sienta tranquila.
  • No dejes de ver o de relacionarte con personas para que tu pareja se sienta tranquila.
  • No aceptes exigencias o demandas de tipo sexual para «demostrar tu amor».

 

 

Lo más importante que debes recordar es que en todas las situaciones tú (todos, en realidad) mereces que te traten con respeto y que respeten tus decisiones y tu forma de actuar. Por eso es muy importante que no aceptes chantajes ni muestras de control. También es muy importante que NO ACEPTES EN NINGÚN CASO amenazas, insultos o palabras denigrantes. Si lo permites, solo conseguirás que la otra persona sea cada día más poderosa y tú, cada día un poco más débil.

La estrategia más inteligente para no vivir en una jaula es no entrar nunca en una.

Es importante que te des cuenta de estas señales y sepas hacerles frente cuanto antes. En todos los casos de malos tratos, las personas que han sufrido esa situación han comenzado aceptando, sin darse cuenta, pequeños gestos de control. Por eso, cuando en una relación experimentes los primeros signos de control, de miedo o de posesión, simplemente sal de esa relación. La estrategia más inteligente para no vivir en una jaula es no entrar nunca en una.

 

 

Zurich FoundationPlataforma Editorial
© 2020 Prepárate para la vida - Todos los derechos reservados
iPortal8 Kdweb