Confío demasiado en los demás

28/08/2020

¿Te has visto en situaciones en las que has dicho «Esto me pasa por tonto o por tonta»? ¿Sientes que vendes tu confianza a los demás demasiado barata? La confianza en el otro puede ser una virtud, pero como toda virtud puede llegar a ser un punto débil cuando se lleva al extremo.

Una de las tareas más importantes de la adolescencia y primera infancia es la de aprender cómo funcionan las relaciones sociales. Establecer un grupo de amigos, saber relacionarnos con personas que no son de nuestro círculo, aprender en quién podemos confiar y cuánta confianza podemos dar a los demás son habilidades esenciales para la vida que nuestro cerebro aprende durante la adolescencia y los primeros años de vida adulta. La palabra «confianza» deriva de la voz latina fidere (fe) y significa «poner toda la fe». Si confiamos en una persona, es porque creemos que va a responder de acuerdo con lo que nuestra fe nos dicta. Las personas confiadas creen que el ser humano es bueno por naturaleza y sienten orgullo en su visión positiva de las personas.

A grandes rasgos podemos decir que es mejor se confiado que desconfiado. Las personas confiadas se perciben como positivas y generosas y suelen ser valoradas de forma más positiva por los demás. Sin embargo, ser confiado o confiada con todo el mundo y en cualquier circunstancia puede tener sus desventajas, ya que nos hace vulnerables a sufrir desengaños y ser blanco fácil para el abuso. A continuación leerás siete señales que indican que tu confianza en los demás puede ser excesiva.


¿Demasiado confiado? Seis señales de alarma

  1. Te decepcionas con facilidad. No has sido claro con tus expectativas, has dado demasiadas facilidades a la otra persona o no has puesto límite o condición en absoluto. El resultado es que en muchas situaciones sientes que las personas han pasado por encima de ti.

  2. Pasas todo por alto. Puede ocurrir justo lo contrario. Cuando el grado de abuso es desmesurado, puedes renunciar a tu amor propio y justificar todo lo que los demás hacen sin tener en cuenta tus necesidades. ¿Por qué iban a hacerlo? Al fin y al cabo tú no las tienes en cuenta.

  3. Las cosas nunca salen a tu modo, sino al modo de los demás. Das demasiadas facilidades y no pones tus deseos encima de la mesa. El resultado es que nadie pensó en tus necesidades.

  4. Te sientes enfadado. Has abusado tantas veces de tu confianza que te sientes enfadado con distintas personas. Es como si estuvieras esperando que te volvieran a fallar.

  5. Te quejas de las personas cercanas. Tu frustración es tan grande que otros amigos o tu propia familia te han escuchado varias veces hablar de cómo determinadas personas te han decepcionado.

  6. Tu familia y amigos te lo dicen. Frases como «Solo tenías que haber dicho que no», «Pues eres tonto» o «Haber dicho algo» te indican que las personas que tienes al lado ven lo que tú no te atreves a ver. Si no quieres que te pisen, da voz a tus deseos y exige que se te respete tanto como a los demás.

 


¿Qué provoca el exceso de confianza?

Algunos estudios demuestran que las personas inteligentes suelen ser más confiadas porque suelen sentirse seguras de sí mismas y también de los demás. Sin embargo, en otros casos ocurre justo lo contrario y el exceso de confianza puede ser un síntoma de falta de confianza en uno mismo. Las personas poco asertivas, a las que les da miedo enfrentarse a los demás, no son capaces de explicar con claridad aquellas cosas que les molestan o lo que esperan de los demás, lo que hace que sus amigos, e incluso familiares, no los tomen demasiado en serio. Si eres una de esas personas, es posible que alguno de los siguientes consejos pueda ayudarte.

1. La confianza se gana

No des tu confianza, en temas importantes, a personas que no conoces y, sobre todo, a aquellos que no la merecieron en el pasado.

2. Distintos niveles de confianza

Confiar en un desconocido cuando le preguntamos que nos indique una dirección es relativamente normal. Confiar en un extraño para que se haga cargo de algo más importante para nosotros es una falta de responsabilidad.

3. Tus responsabilidades son más importantes que tus miedos

No dejes cabos sueltos cuando se trate de que otras personas se hagan cargo de tus deberes, trabajos de clase o cualquier otra responsabilidad que hayas adquirido. Si es una responsabilidad directa, hazlo tú mismo; si es algo que tenéis que hacer en grupo, asegúrate de estar conforme con el resultado final.

4. Si no lo veo, no lo creo

En algunos casos hay que cerciorarse de que las cosas están ocurriendo como esperamos. Puedes preguntar a un compañero cómo de avanzado está con su parte del trabajo o mandar un mensaje para recordar a una amiga que no olvide llevarte a clase eso que le prestaste y que prometió devolverte. Estar encima de las cosas es una buena estrategia para evitar decepciones cuando ya es demasiado tarde.

5. Di stop antes de rebasar tus propios límites

Sé consciente de que, si no dices lo que realmente quieres decir, la persona que va a resultar dañada serás tú. Saca fuerzas de tu amor propio y pon voz a tus necesidades y deseos. La mayoría de las personas entenderán que no estés conforme con algo. Otras pocas es posible que se molesten contigo. Sin embargo, no debes olvidar que el conflicto es una parte esencial de la vida y debes estar preparado para ello.

6. Pon en valor tu amor propio

Confiar en el otro no significa darle un cheque en blanco, sino depositar en él o ella una responsabilidad o un deseo propios. En la medida que tú demuestres amor propio por ti y pidas unas mínimas condiciones, la otra persona será más responsable con la tarea. A veces basta con decir: «Esto es muy importante para mí. Si no puedes, le pediré el favor a otra persona».

 

Zurich FoundationPlataforma Editorial
© 2020 Prepárate para la vida - Todos los derechos reservados
iPortal8 Kdweb